Skip to main content

Hola

Mi nombre es Anita y acompaño procesos individuales y de grupo para el crecimiento y la exploración del cuerpo y la sexualidad humana desde un enfoque somático (corporal) y de gestión emocional.

Me considero una emprendedora desde que nací y he dedicado mi vida a la búsqueda y el desarrollo personal, desde que tenía 13 años.

Mi entusiasmo y las insaciables ganas de aprender me llevaron a explorar el mundo, viajando por más de 17 países, donde aprendí mucho de las diferentes culturas y sobre todo de las tradiciones de sanación holística más antiguas. Finalmente decidí formarme profesionalmente como terapeuta corporal, especializada en sexualidad, somática y gestión emocional.

Facilito talleres, seminarios y retiros en los que se generan espacios para restaurar la confianza y el amor propio en el cuerpo, a través de la exploración del placer y de la sexualidad humana.

También acompaño procesos individuales para personas que quieren aprender a gestionar mejor sus emociones y a integrar las heridas que las mantienen ancladas al pasado, para poder disfrutar de una intimidad más consciente, auténtica y de calidad en el momento presente.

Todo mi enfoque se basa en lo que se conoce como “aprendizaje somático” (experiencia corporal) y en una visión evolutiva de la vida que defiende la libertad de las personas y la expresión auténtica y soberana de cada un@. 

Mi propósito es que a través de la resignificación de la sexualidad generemos una (re) evolución social basada en la autenticidad, el amor, el respeto, la honestidad y la paz. 

Anita Picardi
Anita Picardi

LA SOMÁTICA EN LA SEXUALIDAD

La consciencia somática, es una consciencia que incluye todo lo que somos y lo que rodea a nuestro cuerpo, entendiendo como sistema corporal el conjunto de emociones, energías, sensaciones, reacciones y expresiones físicas que también forman parte de nosotras.

La sexualidad tal y como la entendemos, es un proceso corporal. Por lo tanto, estar conectadas al cuerpo cuando practicamos sexo, es básico. Para vivir una sexualidad habitada, soberana y auténtica, necesitamos desarrollar más consciencia somática, para que nos ayude a estar más presentes (y conscientes) de lo que somos, lo que sentimos y lo que nos pasa cuando nos relacionamos con el entorno.  

La sexualidad somática es un enfoque occidental pionero e inclusivo que nos invita a la exploración del cuerpo con todas sus sensaciones cuando entramos en contacto con nuestro cuerpo y su placer. Ayudándonos a resignificar la sexualidad y sus sombras para aprender a habitarlas con soberanía y naturalidad.  

LA MEMORIA CORPORAL Y EL TRAUMA EN EL DESARROLLO

¿Sabías que en el cuerpo es donde se registran todas las memorias de la historia de tu vida? Durante años nuestro sistema nervioso autónomo se ha esforzado mucho para protegerte y desarrollar los mecanismos de defensa adecuados para mantenerte alejada de sensaciones incómodas, dolorosas y que te conectan con el peligro. 

Desde un lenguaje psico-corporal, esto se traduce como ‘’la coraza’’, que podemos ver y percibir tanto física, mental como emocionalmente. Cuando trabajamos con el cuerpo, nos estamos acercando a capas más profundas de nuestra estructura y algunas veces esto nos lleva a salir de la zona de confort custodiada por nuestra coraza y, las antiguas memorias y miedos, así cómo los anhelos y necesidades más remotas pueden emerger.  

Si durante nuestras etapas de desarrollo emocional, no hemos tenido la suerte de recibir la atención y el cuidado que necesitabamos para crecer con el autoestima y la contención suficiente para sentir seguridad, cada vez que entramos en contacto con esta parte más íntima de nosotras, que se encuentra registrada en el cuerpo,  nuestras memorias van a despertar nos vamos a sentir muy inseguras, lo que nos llevará a cerrarnos o a huir de la situación. 

Cuando estamos en contacto con nuestra heridas, y no tenemos el conocimiento y las herramientas adecuadas para poderlas gestionar, es muy difícil que percibamos el mundo como un lugar seguro, lo que nos lleva al ‘modo supervivencia’ y un “modo defensivo” desde el cuál resulta muy complicado poder abrirnos y sentir la conexión con nuestro cuerpo y el otro. Lo que genera un gran impacto en nuestras relaciones y en la forma en la que vivimos la sexualidad. 

¿La buena noticia? Al tomar consciencia de lo que te pasa tienes la oportunidad de hacerte responsable de tu proceso para aprender a darte lo que necesitas y restaurar las memorias que te impiden disfrutar de tu cuerpo y sexualidad con libertad. Y yo conozco las herramientas que te puedan ayudar a conseguirlo. 

¡Suscríbete y manténte informada!

    Pedido0
    Aún no agregaste productos.
    0
    Abrir chat
    1
    Hola, en que puedo ayudarte?